Felicidad es salir de casa. Es fin de semana así que hoy no tenemos clase de Pilates con aparatos, aquí en Tenerife. Vivimos en Santa Cruz y decido  pasear por la Rambla. Voy con mi hija. Ella no para de hablar. Me está contando un capítulo de unos dibujos animados. De pronto vemos un perrito de pocos meses, salta de alegría y pasa de seguir contándome los dibujos, la vida real es más emocionante. Echamos un vistazo a la cartelera del Cine Víctor, vemos como pasa de largo el tranvía y seguimos con nuestros planes: caminar tranquilamente hacia el Parque García Sanabria. Por el camino vamos inventando historias.

El juego surgió cuando apenas tenía 3 años. Siempre le han llamado atención las casas las antiguas, los edificios históricos y las iglesias, y siempre me pregunta ¿quién vive ahí?. Algunas de esas casas que le llaman la atención son increíblemente bonitas y pasan desapercibidas debido al tráfico y a que normalmente no nos detenemos a observar debido a las prisas. Pero un niño te obliga siempre a parar, y lo que es mejor, a redescubrir tu entorno a través de su mirada. El juego consiste en inventar habitantes mágicos o misteriosos para cada una de ellas. Así nos hemos pasado varios años y poco a poco hemos ido llenando Santa Cruz de Tenerife de habitantes irreales con vidas intensas y en ocasiones realmente trágicas o fantásticas. Lo impresionante es el disco duro que tienen por cerebro los niños porque cuando se me acababa el repertorio de duendes, hadas y capitanes generales enamorados, recurría de nuevo a la clásica bruja y claro ella me advertía: ¡No, la bruja no vive aquí!… Aún tengo la duda de si para ella eran en cierta manera reales.

Cita de Joseph H. Pilates_Tenerife

La felicidad según Joseph H. Pilates

Ahora que es un poco mayor y jugamos a otras cosas recuerdo esos momentos como instantes de pura felicidad. Nos sentíamos bien, no teníamos prisa, nada nos impedía caminar o correr, disfrutar de la ciudad. Se preguntarán que tiene que ver esto con el Pilates en Tenerife, ¿verdad?. Es muy simple. Me he acordado de esos paseos al leer precisamente la frase de Joseph Pilates que hemos escogido para la portada de imove, (el blog de Ipilates. Intelligent Movement). Pilates habla de dos conceptos importantes: felicidad y condición física.

Volvamos a nuestros paseos inventando personajes mágicos en los edificios de Tenerife. ¿Y si a cada paso, mientras la niña correteaba, yo hubiera tenido que soportar un terrible dolor lumbar, por ejemplo?. Seguro que recordaría esos momentos con la misma sensación de amor, pero es probable que también me viniera a la mente: vaya, cómo me dolía la espalda en aquellos momentos. ¿Y se puede ser feliz viviendo, por ejemplo, con una enfermedad crónica o incurable? Atentos al ejemplo de Joseph H. Pilates.

De cómo superar tus propias limitaciones con voluntad y constancia para ser feliz

Joseph Pilates escribió su libro Return to Life Through Contrology en 1945 (final de la Segunda Guerra Mundial). En aquel entonces él ya vivía en Estados Unidos, aunque (no sé si lo saben) era alemán. Es curioso porque si lo ven desde fuera, sin conocer su historia y su evolución, igual pueden pensar “un preparador físico más”. No, de verdad, para nada, el Método de Pilates, que él denominaba (en inglés) «Contrology«, es decir «Contrología» era un sistema de ejercicios que fue madurando durante años y si lo hizo fue como parte de la búsqueda de su su propia felicidad. Para él, debido a su experiencia vital, tenía que estar, sí o sí, ligada a una buena condición física y en seguida les voy a explicar por qué.

Cuando Pilates tenía los mismos años que mi hija cuando dábamos esos paseos por Santa Cruz de Tenerife, pero más más de un siglo antes, el pequeño Joe Pilates estaba postrado en la cama con diferentes enfermedades. Débil, enfermizo… pero tal vez ambicioso, o curioso, quién sabe. Porque él se propuso salir de ahí y lo consiguió. Y no siempre se puede, aunque uno pelee con uñas y dientes, es cierto, pero ¿y si empezamos a valorar que el simple hecho de intentar superarnos es ya uno de los requisitos de la felicidad? Una buena condición física es mucho más que ser el más fuerte, más delgado o e más flexible, el término engloba el estado del cuerpo y también de la mente.

Pilates apostó por el esfuerzo para ser feliz

Pilates sabía lo que implicaba despertar cada mañana y ver salir y ponerse el sol una y otra vez viviendo con una mala condición física. Pero se quedó acostado esperando el milagro. No. Pilates se convirtió en un adulto saludable y llegó a ser un deportista de éxito. Si Joseph Pilates decía “la buena condición física es el primer requisito para la felicidad” es porque él mismo había padecido las consecuencias de la falta de salud.

Ahora pensemos, así en frío. ¿Cuál es para nosotros el primer requisito para la felicidad? Dinero, amor, éxito… Esta es la primera palabra que aparece como un relámpago en mi mente y ligada a ella no podemos evitar ver a nuestra hija y a todas las personas que queremos y que nos importan, todos aquellos a los que dedicamos tiempo de nuestra vida.

¿Y para ti, cuál es el primer requisito de la Felicidad?

Summary
Review Date
Reviewed Item
Las mejores citas de Joseph Pilates